sábado , noviembre 17 2018
Inicio / Nacionales / Diez nuevos oncólogos egresan del INCAN, entre ellos un caaguaceño

Diez nuevos oncólogos egresan del INCAN, entre ellos un caaguaceño

Diez especialistas en oncología egresan del Instituto Nacional del Cáncer (INCAN) – Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, tras cuatro años de residencia médica.  El viernes 23 de febrero se llevará a cabo el acto de graduación, a las 09:00, en el auditorio  del hospital oncológico (Ruta 2 Km 23 ½ Ramal Areguá – Capiatá).

Se gradúan como especialistas en Oncología Clínica la Doctora Sandra Cardozo, el Doctor José Samudio y la Doctora Josefina Ayala. Como especialistas en Cirugía General y Oncológica egresan: el Doctor Rubén Darío Román, el Doctor José Luis Cáceres, el Doctor Miguel Ángel Campuzano, el Doctor Ehiser Martínez (Caaguaceño), el Doctor Sebastián Rodrigo Vera y el Doctor Diego Alberto Cáceres.  Es la única profesional recibida en la especialidad Oncología Radiante, la Doctora Fabiana Trinidad.

Una mirada

En una mesa de diálogo sobre su experiencia de residentes del INCAN, los nuevos oncólogos  graduados, con el aval de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Caaguazú, afirman: “El Instituto Nacional del Cáncer es el único centro en Paraguay que realiza un tratamiento integral del paciente con cáncer”.

La formación de un especialista en oncología en un hospital con medios de diagnóstico y tratamiento en las modalidades Cirugía, Oncología Clínica (quimioterapia) y Oncología Radiante (radioterapia) representa una oportunidad única, dicen los médicos: “Uno de los fuertes de nuestra residencia es la cantidad y la calidad de casos que vemos en este hospital.  Vemos de todo;  casos que son realmente muy interesantes. A nivel académico esto es muy enriquecedor”.

El equipo de médicos docentes es otro punto alto en la experiencia de la residencia INCAN. “Aquí contamos con excelentes profesionales dedicados a la docencia, falta afinar algunos detalles, pero, en general, este es un aspecto fuerte de nuestra experiencia”, aseguran los egresados.

Fortalecer el modelo  

Los nuevos oncólogos subrayan el rol central que cumple el INCAN en la salud pública paraguaya: “Concentra la provisión de un servicio asistencial público al paciente con cáncer de todo el país”.

Si bien identifican a la descentralización de la atención del cáncer a nivel país como una necesidad sentida, los médicos apuntan: “Antes de descentralizar la atención del cáncer en el país; este hospital tiene que fortalecerse.

En el análisis de los especialistas egresados del INCAN, el hospital debe fortalecer el trabajo interdisciplinario en la atención al paciente, incrementar el número de recursos humanos de blanco;  y optimizar la distribución del trabajo de médicos residentes.

Ser oncólogos

Asistir al paciente con cáncer es un trabajo con particularidades médicas, dicen: “El paciente oncológico en sí ya trae un montón de condiciones de salud. Es un paciente totalmente diferente a los demás. No solo tiene un cáncer sino otras enfermedades relacionadas”.  La profesión tiene además particularidades humanas: “Como médico residente de oncología hay que lidiar con todo. Con el paciente con cáncer y la persona que viene con él. Y es complejo.  Hay por ejemplo familiares que vienen y te dicen, `él no sabe que tiene cáncer`, y como profesionales creemos que todo paciente debe saber lo que tiene y lo que se le va a hacer. Hasta donde se le puede hacer un tratamiento y qué no se le puede hacer. Porque el paciente viene con la esperanza de curarse. Y sabemos que en el cáncer no siempre se llega a la curación.  Ser médico oncólogo es lidiar con los pacientes y los familiares. Hay que actuar inclusive de psicólogo para contener a ambos”.

“Por todo esto el perfil del médico que egresa del INCAN es totalmente diferente al que egresa de otro hospital”, aseguran.  “Porque el paciente oncológico no es un paciente al que le ves en una consulta y nunca más. A nuestros pacientes les vemos por meses, años. Y son pacientes a lo que uno le va conociendo, porque se va haciendo crónico y él también nos conoce por el nombre, por nuestra hora de llegada. Son pacientes que se hacen familia tuya. Trabajar por la salud es buscar un bienestar bio-psico-social del paciente, por eso ser médico oncólogo no solo tratar un cáncer; es imposible ser mecánico; el trabajo implica explorar el lado humano al máximo”.

FUENTE: www.mspbs.gov.py

Comentarios

comentarios

error: www.caaguazu.com.py