La ruta XIII, que une a Caaguazú, Yhú y Vaquería, fue testigo en el pasado de eternas promesas electorales, licitaciones fantasmas y un par de paladas iniciales que no se tradujeron en obras concretas, con gran complicidad de las autoridades de turno del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), lo que le valió el mote de la Ruta de la mentira. Inclusive se llegó a pagar un millonario anticipo de UDS 7,5 millones por hacer absolutamente nada.

Hoy, tras arduos trabajos de dos consorcios, la ruta ya está prácticamente finalizada y se está transitando, dando así continuidad a un proceso licitatorio que se inició en el 2009 y que estuvo plagado de irregularidades.

A mediados del 2009, el entonces ministro Efraín Alegre agilizó los procesos licitatorios para la adjudicación de la obra y se prometió el rápido inicio de los trabajos. El primer tramo de 32 km se licitó a mediados de 2009 y se adjudicó al Consorcio Cotafel, integrado por Coinco, Tapé Guaraní y la Constructora Feldmann, que inició los trabajos el 19 de diciembre de ese año. En el 2010 se licitó el segundo tramo y también fue adjudicado al consorcio Cotafel, que aseguró haber dado comienzo a las obras en el primer semestre.

Sin embargo, luego de denuncias de irregularidades en los trabajos, se constató que Cotafel había abandonado la obra, entre el 2010 y 2011, sin siquiera haber ejecutado el 30% de la misma. Además, había cobrado un anticipo de G. 33.216 millones (USD 7,5 millones) para hacer los trabajos. Inicialmente, la ruta XIII tenía un costo total de 166.081 millones (USD 37 millones), de los cuales G. 141.000 millones eran para el tramo 1 y 96.000 millones para el segundo tramo.

Tras la destitución de Alegre como ministro del MOPC, su reemplazante, Cecilio Pérez Bordón, rescindió ambos contratos con Cotafel en el 2011.

Recién en el 2012 se firmaron los nuevos contratos con los consorcios Caaguazú y Vaquería. Para el primer tramo se llamó a licitación bajo el gobierno de Federico Franco, cuyo ministro del MOPC era Salyn Buzarquis, y se suscribió el acuerdo en julio de ese año. Sin embargo, en el segundo tramo la compañía aseguradora tomó la responsabilidad de seguir con la obra y se había firmado el contrato ya en febrero.

Alegre fue denunciado por lesión de confianza, estafa y tráfico de influencias, por haber adjudicado la obra a Cotafel.

El caso es investigado por los fiscales Liliana Alcaraz y Aldo Cantero, pero hasta ahora no hay imputados.

Los fiscales solicitaron informes a la Contraloría y al MOPC sobre el posible daño ocasionado por el incumplimiento de los contratos.

Efraín Alegre se defendió y afirmó que no hubo ningún hecho punible en su gestión como ministro de Obras Públicas.

FUENTE: ULTIMAHORA.COM

czu campeon 2013.jpg